Cierran definitivamente 20 de las 37 Urgencias de atención primaria de la Comunidad de Madrid

Cadena SER: El miércoles se cumplirán dos años y tres meses desde que la Comunidad de Madrid decidió cerrar los 37 Servicios de Urgencias de Atención Primaria -SUAP- sine die. En un primer momento, la Consejería de Sanidad explicó que la decisión se debía a que era imposible implantar circuitos limpios y sucios en muchos de esos centros, pero tampoco se elaboró un plan para adaptarlos a la nueva realidad del COVID-19. Sus profesionales se reubicaron en distintos dispositivos sanitarios, desde la mesa de coordinación del SUMMA112, a los dispositivos de atención domiciliaria, pasando por los vacunódromos de la región. Ahora, la Comunidad de Madrid ya tiene claros sus planes para estos centros y este lunes se los está trasladando a los sindicatos de la mesa sectorial.


La "reordenación de las Urgencias extrahospitalarias", como las define la Consejería de Sanidad, pasa por reabrir solo una parte de esos centros, que tendrán otra denominación. Los SUAP pasan a ser PAC -Puntos de Atención Continuada-; y, de los 37 centros que había antes de la pandemia, solo volverán a abrir sus puertas 17. Incluso esta última cifra hay que tomarla con prudencia porque no todos esos centros contarán con médico. De los 17 nuevos PACs, siete serán puntos de cuidados de Enfermería, destinados a actividad programada y no a atenciones urgentes propiamente dichas. Por ejemplo, un paciente que tenga que inyectarse diariamente un medicamento podrá acudir a estos siete puntos los sábados, domingos y festivos, cuando su centro de salud de referencia está cerrado.

Los otros diez centros restantes seguirán atendiendo casos no demorables, pero cuya gravedad no requiere de atención hospitalaria. Seis de ellos estarán en grandes municipios de la región -Alcobendas, Colmenar Viejo, Fuenlabrada, Pinto, Rivas-Vaciamadrid y Tres Cantos-; y cuatro más en otros tantos distritos de la capital -Arganzuela, Villa de Vallecas, San Blas y Latina-. Estos centros mantendrán el horarios de los antiguos SUAP, cubriendo la actividad en el horario en que los ambulatorios están cerrados. Se podrá acudir a ellos entre las 20.30 y las 8.30 los días laborables de lunes a viernes y durante las 24 horas del día los sábados, domingos y festivos.

"No estamos hablando de un recorte, estamos hablando de una reorganización", ha explicado el consejero de Sanidad a los medios de comunicación. Enrique Ruiz Escudero asegura que han hecho un estudio de demanda de estos servicios, del que han extraído la conclusión de que algunos de estos dispositivos estaban infrautilizados. Desde la Consejería señalan como ejemplo el caso del SUAP de El Escorial -uno de los que no va a reabrir- y que, según esas fuentes, atendía unas 4.000 urgencias al año, frente a otros centros -como el de Alcobendas- que superaban las 40.000 actuaciones anuales. Insisten esas fuentes en que, en caso de urgencia, "toda la población estará a menos de 15 minutos del punto asistencial más cercano".

La Comunidad de Madrid quiere implantar este modelo, que ahora negocia con los sindicatos, después de verano, en una fecha aún por concretar. La intención de Sanidad es ir hacia un nuevo modelo en el que todos los puntos de atención de urgencias extrahospitalarias tengan la misma dependencia orgánica -ahora los dispositivos rurales dependen de Atención Primaria y los urbanos del SUMMA112-. Aseguran fuentes del departamento que dirige Ruiz Escudero que la región necesita un nuevo Plan de Urgencias y Emergencias, que se adapte al mapa hospitalario actual y la demanda asistencial de los madrileños.

La creación de estos Puntos de Atención Continuada puede conllevar también una reorganización de otros recursos dependientes del SUMMA112, que la Consejería de Sanidad reforzó tras el cierre de los SUAPs. Según la información que la Consejería de Sanidad tiene colgada en su web, este nivel asistencial gestiona también 28 UVI móviles, 38 UADs -Unidades de Atención Domiciliaria- y una flota de alrededor de un centenar de ambulancias urgentes. "Puede haber casos en los que esas UADs con médico ya no sean necesarias", apuntan fuentes de la Consejería, que señalan que se buscará un "equilibrio".

Para Mariano Martín-Maestro, de Comisiones Obreras, es un paso más en la "estrategia de desmantelamiento de la sanidad del Partido Popular". Una hoja de ruta que UGT promete combatir en un comunicado porque supone -dice el sindicato- un "recorte intolerable de la asistencia sanitaria de los madrileños". Y es que los representantes de los trabajadores temen que los planes de la Consejería profundicen la escasez crónica de profesionales en el Servicio Madrileño de Salud. "Me preocupa que los 92 médicos que venían ejerciendo en los SUAPs, y que no podrán optar a las 80 plazas de facultativos que van a salir para estos diez centros, decidan abandonar este nivel asistencial y ahora en la carencia de personal del SUMMA112", afirma Ángela Hernández, del sindicato médico AMYTS.

La "reorganización" anunciada por Ruiz Escudero ha sublevado también a los grupos de la izquierda en la Asamblea de Madrid. "La sanidad no se raciona ni se abre a cachos como si fueran migajas de pan", denuncia Mónica García, de Más Madrid, que anuncia que "no van a parar hasta conseguir la reapertura de todos los SUAPs". Para el PSOE es una "consolidación" de los planes de "desmantelamiento" del Gobierno de Ayuso, en palabras de su portavoz, Juan Lobato. Un diagnóstico que comparten en Unidas Podemos: "Ayuso ha aprovechado la pandemia, en lugar de para reforzar la sanidad pública, para desmantelarla a trozos", ha escrito Carolina Alonso en redes sociales. 


 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (19)