La sanidad pública andaluza pide socorro

EL PLURAL: Moreno Bonilla lo está destrozando todo. Ha echado a la calle a 18.000 sanitarios y luego dice que faltan profesionales. ¿Se puede ser más cínico? Además más de 1.200 médicos y miles de enfermeras se han ido de Andalucía en los últimos dos años por los contratos precarios y los bajos salarios. Es intolerable que mientras el presupuesto sanitario apenas crece en personal, los conciertos privados aumentan un 54%. ¡Qué poco le importa al presidente andaluz del PP la salud de los andaluces y andaluzas!


El drama sanitario que vivimos en Andalucía empeorará este verano. Se van a cerrar cuatro de cada cinco centros de salud por las tardes. El Sindicato Médico de Málaga alerta de que en temporada veraniega se recortará la contratación de facultativos un 30% respecto a 2023; una disminución que se suma al 61% de merma de 2022. Moreno Bonilla incendia la sanidad.

Las vacaciones de los sanitarios coincide en el tiempo con la llegada masiva de turistas a Andalucía. Lo lógico sería ampliar plantillas, pero Moreno Bonilla hace lo contrario. De hecho, este verano sólo hará un contrato por cada 12 profesionales que se marchan de vacaciones. Esto va a provocar el cierre de muchos servicios sanitarios y los que se mantengan abiertos, será a costa de sobrecargar a los trabajadores y de mermar la calidad asistencial.

En Málaga a partir del 3 de julio y hasta el 13 de septiembre se cierran 20 de los 27 centros de salud por las tardes y en Huelva se han cerrado todos menos uno. Tanto el Consejo Andaluz de Médicos como el Colegio de Enfermería de Málaga han calificado de “alarmante” la situación actual de la sanidad pública andaluza. Faltan médicos y faltan enfermeras, concretamente, se precisan unas 25.000 más.

Dentro de los destrozos de Moreno Bonilla destaca además, que ha dejado a 10.000 técnicos de cuidados de enfermería fuera de la bolsa de contratación al subir la nota de corte, esto da una pista sobre la política de recortes de personal que va a continuar implantando. Mucho quejarse de falta de personal, pero solo pone trabas a los profesionales.

Hagamos un breve repaso a las últimas noticias publicadas, para conocer cómo se encuentra la situación sanitaria en Andalucía. Alcaldes y concejales del distrito sanitario de Santa Fe en Granada han denunciado el recorte de uno de los dos equipos de refuerzo de Urgencias 24 horas con el que contaba el centro de salud, lo que supone una enorme barbaridad para los 35.000 vecinos de los 14 municipios de esta zona. Los hospitales de Sevilla perderán más de 600 camas este verano y las Urgencias del Hospital Virgen de las Nieves están colapsadas, con esperas de hasta cinco días para conseguir una cama. ¿Hay derecho a esto?

Más datos. En el Hospital de Jerez, desde el personal de lavandería hasta los médicos, pasando por celadores, técnicos y enfermeras se han movilizado ante los recortes, la falta de contratos y el cierre de 20 camas en junio. En el Hospital Regional de Málaga se cerrarán este verano tres plantas y 74 camas por falta de personal. ¿Hay derecho a esto?

 

Seguimos. Estos días, la Junta de Personal del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba se ha vuelto a movilizar ante la dramática situación provocada por los recortes de personal; denuncian el cierre de camas y de servicios. CSIF denuncia que en el Hospital Universitario Puerta del Mar-San Carlos en Cádiz se eliminarán este verano 154 camas, el doble que en 2023, además se cerrará el 50% del área quirúrgica desde el 1 de agosto. También hemos conocido el caso de un paciente de cáncer que ha estado 12 horas esperando una cama en urgencias por falta de personal en un hospital público de Cádiz. ¿Hay derecho a esto?

Aún hay más. El pasado miércoles, colectivos de Lebrija, El Cuervo de Sevilla, Las Cabezas de San Juan y la entidad local autónoma (ELA) de Marismillas se han movilizado reclamando que el Hospital de Alta Resolución de Lebrija tenga todas las especialidades, urgencias con personal suficiente y pediatría 24 horas.

Por otro lado, 24 alcaldes, tres de ellos del PP, del Área Sanitaria de Osuna ha participado en un encierro para denunciar la falta de médicos, las colas multitudinarias en la puerta de los centros de salud, la falta de mínimos de calidad para atender a los ciudadanos o directamente el cierre de estos centros.

Además, más de 400 vecinos de Peñarroya-Pueblonuevo y de la comarca del Guadiato también se han movilizado para denunciar el recorte de personal y servicios en el hospital que pone en riesgo la salud y el bienestar de los ciudadanos. Por otro lado, las obras del Hospital Costa del Sol y el centro de salud de Marbella han vuelto a retrasarse una vez más, incumpliéndose todos los plazos dados por el PP.

En este punto, destacar que UGT ha denunciado que el SAS se dispone a utilizar los MIR como mano de obra barata. Los harán rotar por centros de salud donde resulte difícil la cobertura por 250 euros mes y la “promesa” poco creíble, de contratarlos con una interinidad en septiembre.

Los sanitarios no aguantan más. El pasado 26 de junio hicieron la primera huelga del sector, que fue un rotundo éxito, con un seguimiento del 75% en el paro de tres horas. Y es que sobran los motivos para decir ¡Basta ya! Los sindicatos ya han avisado de más movilizaciones si el presidente andaluz del PP no adopta medidas.

Quienes sí harán su agosto este verano en Andalucía, van a ser los de la sanidad privada. En cinco años Andalucía ha pasado de ser la antepenúltima comunidad en privatización a estar en el puesto 4 de ranking que elabora la Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública.

Uno de cada cuatro andaluces ha tenido que contratar un seguro privado porque la sanidad pública es inaccesible y lo que es peor, el 72% del total del gasto sanitario privado en Andalucía sale directamente del bolsillo del ciudadano. Esto incrementa la desigualdad, puesto que muchas familias, para hacer frente a este gasto, se empobrecen y las más pobres no pueden acceder al diagnóstico y tratamiento que les puede salvar la vida.

La sanidad pública andaluza está en la UCI y este verano la situación será un infierno. El afán privatizador de Moreno Bonilla no tiene límites. Favorece la privada a costa de los recursos de la sanidad pública. Los conciertos millonarios con la privada no evitan el colapso sanitario, al contrario. Mientras más millones se destinan a planes de choque, más crecen las listas de espera. ¿Por qué será?

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (32)