Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Salud digital para humanizar la asistencia en los hospitales

eldiario.es: Escucha, empatía o comprensión es lo que toda persona que tiene que acudir a un centro hospitalario valora más cuando tiene que hablar con el personal médico, y más en las circunstancias que debe hacerlo, cuando es más vulnerable. Ir más allá de la simple lectura de los resultados y humanizar esta atención es una prioridad sanitaria.   


Pero la COVID ha cambiado la manera cómo hemos tenido que relacionarnos médicos y pacientes. En muchos de los casos ha afectado al contacto directo y la comunicación. Fruto de todo esto ha surgido la necesidad de establecer mecanismos coordinados para poder dar respuesta, de otra manera, a todos los interrogantes que puedan surgir. Las soluciones de salud digital se han convertido en un prometedor enfoque capaz de abordar este nuevo desafío. 

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), el coronavirus no ha sido más que un acelerador a una realidad que empujaba desde hace ya varios años. Incluso antes de la aparición de esta enfermedad, la salud digital ya se consideraba “una prioridad sanitaria emergente y estratégica” capaz de hacer que los sistemas de salud sean más eficaces. De hecho, la OMS ha identificado la salud digital como una de las palancas para avanzar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Tecnología que humaniza el hospital

Aunque no se puede cambiar la razón por la que un paciente tiene que estar en el hospital, sí puede usarse la tecnología para hacer que su experiencia sea más cómoda. Y pese a que el término tecnología no suele asociarse a aspectos emocionales y anímicos, la unión de digitalización y humanización puede mejorar la asistencia sanitaria. Así como los espacios comerciales o lugares de trabajo continúan adaptando la tecnología para ayudarlos a operar de forma más eficiente, existe también un creciente interés en la transformación y digitalización de los hospitales. 

Buena prueba de ellos son los distintos canales no presenciales que han puesto en marcha algunos hospitales como la Fundación Jiménez Díaz o los hospitales universitarios  Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba (Collado Villalba), todos ellos integrados en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid. Hablamos de iniciativas como la información online, el formulario de personas autorizadas para acompañar o ser informadas y, como estrategia destacada, la habitación digital o Smart Room

Estas iniciativas digitales han permitido durante todo este tiempo que llevamos con el coronavirus respetar los protocolos que han establecido las autoridades sanitarias, como las restricciones de acompañamiento en los centros sanitarios, para prevenir el riesgo de contagio pero sin olvidar el trato más humano y cercano de la asistencia. 

La idea no es, ni mucho menos, que las máquinas sustituyan a las personas, sino que el sistema sanitario se beneficie de la tecnología para ofrecer una atención más completa, personalizada y humana.

Habitaciones de hospital digitales

Transformar las habitaciones de los hospitales para mejorar la experiencia del paciente antes, durante y después de su ingreso significa aprovechar la tecnología como dispositivos electrónicos, tabletas, red de comunicación WiFi, teléfonos inteligentes, etc. Estos dispositivos entre las paredes de un hospital pueden ayudar a brindar atención y recursos al paciente en cualquier momento. En el caso de los hospitales anteriormente citados, todos estos avances se han integrado en su Portal de Paciente, una herramienta que desde principios de año han usado casi 1,6 millones de usuarios y que, entre otras cosas, permite contactar en línea con los médicos.

El paciente ingresado en una habitación digital puede, desde su tablet, consultar pruebas, citas, informes médicos y resultados en tiempo real, así como recibir recomendaciones médicas que le permiten ayudan en su recuperación de manera activa. 

Pero lo más destacado es, sin duda, la comunicación. La persona ingresada puede ponerse en contacto con el personal de enfermería por videollamada para consultarle cualquier duda o petición y este puede supervisar al paciente desde el puesto de control o desde un móvil, sin tener que acudir y desplazarse a la habitación cuando esto no es necesario. Este aspecto favorece la atención de necesidades en menor tiempo y optimiza el uso de equipos de protección individual y exposición si no se requiere en ese momento la presencia física el profesional, sino la atención a una consulta o duda.

También tiene la opción de navegar por internet o ver la televisión. Gracias a que la habitación está dotada con domótica, el paciente puede controlar con la voz acciones como encender o apagar las luces.

Pacientes y médicos unidos por la tecnología

Los avances en la tecnología hacen posible que los médicos y profesionales asistenciales puedan dedicar menos tiempo a trabajos administrativos y más a hacer lo que más necesitan hacer: cuidar de los pacientes. Algo fundamental en el momento actual, en el que las restricciones de visitas y acompañantes impiden el contacto directo con familiares, lo que puede afectar a su estado emocional. Una videollamada en tiempo real entre el paciente y el profesional y la familia facilita el contacto y hasta puede influir en la recuperación del paciente.

Solo en las tres primeras semanas del pasado mes de septiembre, en las habitaciones digitales de los cuatro centros hospitalarios citados se realizaron más de 600 conexiones con el Control de Enfermería y más de 2.000 videoconferencias. Estas cifras demuestran la buena acogida que ha tenido esta iniciativa, que simplifica las tareas más rutinarias al personal del hospital.     


 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (21)