Termina sin acuerdo la reunión de los médicos con la Comunidad de Madrid

EL PAÍS: La huelga sanitaria en Madrid continúa, pese a que por fin se han reunido portavoces del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso y el comité de huelga, formado por representantes del sindicato médico Amyts y varios profesionales afectados. El encuentro, el primero después de más de una semana de paros, ha dejado varios temas sobre la mesa: el Gobierno regional ya prepara un sexto plan de urgencias extrahospitalarias, en el que acepta que de los 80 puntos que presentaron a la opinión pública no todos actuarán como un centro de urgencias; y que el sindicato elaborará ahora una contraoferta para presentarla “lo antes posible” porque “los profesionales están sufriendo”. Ángela Hernández, secretaria general de Amyts, presente en la mesa de reunión, ha asegurado, al salir del encuentro, que aunque “es positivo” que por fin la Consejería de Sanidad haya mostrado síntomas de querer negociar, las posturas están aún “muy alejadas”.


“En lo positivo, hemos percibido un cambio completo en la actitud de la dirección general de recursos humanos”, ha dicho Hernández nada más concluir la reunión. “Nos han planteado negociar sobre las bases de un modelo en el que se habla de atención continuada y no de urgencias extrahospitalarias. Este punto es importante: que se diferencie perfectamente, de cara a la población, los centros que tendrían atención continuada, con médico, enfermera y celador, de los puntos que tendrían continuación de cuidados de enfermería, con enfermería y con celador”. La denominación de esos centros, ha explicado la portavoz del sindicato, no la han facilitado, aunque sí han explicado que se está trabajando en la dotación de dichos centros. “Nos han emplazado como comité de huelga a presentar una contrapropuesta a lo que nos han dado, que de momento nos parece bastante insuficiente”, ha insistido Hernández. Dicha contraoferta se trabajará en una próxima reunión.

Lo que sí ha podido avanzar es que el comité de huelga está peleando, y va a seguir haciéndolo, por conseguir que los centros que se abran al público se autogestionen con el mismo número de profesionales que había antes de que comenzara esta reorganización el 27 de octubre. “Primero por la seguridad de los pacientes y segundo por la dignidad del trabajo de los sanitarios”, ha insistido. Eso significa que en lugar de que cada centro cuente con un médico, una enfermera y un celador, como hasta ahora, cuente con un equipo de varios profesionales de cada categoría para cubrir todos los días de la semana y los festivos como un ente autónomo. “Porque ese modelo funcionaba perfectamente”.

“Que nos llamen ya supone un avance. Recordemos que nosotros no estamos de huelga porque queramos estar de huelga. Estamos de huelga porque ha fallado toda la negociación previa anterior. Ahora estamos en una negociación, en un punto aún muy alejado de un posible acuerdo, pero trabajando en él con buena voluntad por las dos partes. O eso queremos creer”, ha insistido Hernández. “Esto tiene que ir deprisa. Los profesionales están sufriendo y la situación no es sostenible. La contrapropuesta se trabajará a lo largo de esta tarde y se enviará lo más pronto posible”.

La portavoz de Amyts ha avanzado que la distribución que plantea la Comunidad de Madrid es la de ofrecer 49 puntos con médicos y 29 sin médicos. “Pero ya no sustituyendo, y nunca hablando ya de puntos de urgencia extrahospitalaria, que creo que es lo importante”, ha insistido. Ese detalle, cree, es fundamental: porque los ciudadanos ya sabrían que no puede esperar ser atendidos como en una urgencia y los trabajadores ya no se sentirían tan desprotegidos jurídicamente. Además, el conflictivo punto de las videollamadas desaparecería, ya que al no ser una urgencia como tal, la herramienta se utilizaría como consulta entre profesionales, pero sin que el médico que esté al otro lado de la pantalla tenga que diagnosticar de urgencia. Eso sí, en principio el plan no contará con más dotación, un punto de fricción importante en las dos posturas. “Ellos dicen que no hay médicos”, puntualiza Hernández. “Y nosotros decimos que si no facilitan las condiciones para que haya médicos, seguirá sin haber médicos. Ese es el punto de fricción en el que estamos”.

El primer paso ya se ha dado. Es la primera vez que se ven las caras desde que el Gobierno regional fijó en un 100% los servicios mínimos durante los paros y llega dos días después de la multitudinaria manifestación del domingo en defensa de la sanidad pública madrileña. La Consejería presentó a los sindicatos el pasado viernes en la mesa sectorial un documento que suponía la cuarta rectificación del plan para las urgencias ambulatorias: apertura de 49 centros con médico y de otros 29 únicamente con enfermera, de los cuales unos 11 o 12 serían de cuidados (sin médico y sin videoconsulta).

La reunión de este martes con el comité de huelga no tiene nada que ver con la de la mesa sectorial, donde también negocian otros cuatro sindicatos (Satse, CC OO, CSIT UP y UGT) que hace unas semanas convocaron junto a Amyts la huelga y luego la desconvocaron porque llegaron a un acuerdo con el Gobierno regional (que dos semanas después, y tras el caos ocasionado, rompieron). Los cuatro presentaron este lunes otra contraoferta para solucionar el entuerto de las urgencias extrahospitalarias

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (18)