Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Galicia y la colaboración público-privada

EL PLURAL: Muchos podrían pensar que las protestas aprovechan el período electoral, pero nada más lejos de la realidad. Desde hace ya mucho tiempo, en las diferentes áreas sanitarias de Galicia, gestionadas por el Servicio Galego de Saúde (Sergas), sus trabajadores protestan por la situación en la que se encuentra este pilar del Estado del Bienestar tras las medidas adoptadas desde la Xunta presidida por Alberto Núñez Feijóo.


Desde unas semanas antes de que se estrenara la 'nueva normalidad', los sanitarios de la zona de Pontevedra-O Salnés han venido protestando con las condiciones laborales, la precariedad y las privatizaciones ya realizadas o planificadas a corto plazo por la administración autonómica

Este viernes, de nuevo, volvieron a sacar su protesta a las calles de la capital de las Rías Baixas, donde hoy estarán en un acto de campaña Alberto Núñez Feijóo, Pablo Casado y Mariano Rajoy. Convocados por los sindicatos CESM Galicia, CO-BAS y Prosagap, trabajadores y ciudadanos de a pie recorrieron el centro de la ciudad contra las políticas que, en materia sanitaria, ha llevado a cabo y quiere ampliar el ejecutivo del aspirante 'popular' a la reelección.

Desde hace meses, el PP repite un mantra: la necesidad de impulsar la colaboración público-privada. No se refiere explícitamente a la sanidad, pero es lo que la ex líder madrileña, Esperanza Aguirre, ejecutó en Madrid en sus tiempos de mayorías absolutas. Entonces, cuando todo parecía encaminado a la privatización total de la salud, tras externalizar diferentes servicios relacionados con esta materia, aparecieron las protestas de los trabajadores. Nació la Marea Blanca que, con el apoyo de la ciudadanía, logró paralizar todo el proceso.

Núñez Feijóo, sin embargo, ha seguido casi a pies juntillas el mismo procedimiento. A pesar de que esta semana en un vídeo electoral se vanagloriara de lo mucho y bueno hecho por su administración por la sanidad pública, la marcha que en la tarde de ayer se vio en Pontevedra desmiente sus afirmaciones.

Así, los sindicatos denunciaron con esta segunda manifestación en menos de un mes la “nefasta política de privatizaciones impulsada por el presidente de la Xunta”, a quien hacen responsable, no solo del daño “a la Atención Primaria, sino al conjunto del sistema público de salud”.

En un comunicado conjunto de las organizaciones convocantes ponen de manifiesto que todo se inició con “la externalización de servicios de apoyo como suministro y logística, mantenimiento, limpieza y energía, cita previa, telecomunicaciones y catering, y continuó entregando a manos privadas la gestión de la alta tecnología, el Laboratorio Central de Galicia, la investigación clínica e incluso las contrataciones públicas del Sergas, con lo que los datos más sensibles de la sanidad dejan de estar bajo el control estricto de la Administración”.

Esta semana el candidato del PP a repetir cuatro años más al frente de al Xunta de Galicia presumió en el citado vídeo electoral del Hospital Álvaro Cunqueiro de Vigo. Se trata de gran hospital inaugurado en 2015 que, desde el principio, ha acumulado quejas en cuanto a gestión y funcionalidad, llegando a ser comparado con la terminal de un gran aeropuerto por su diseño y grandes pasillos. En relación a esta centro hospitalario, los sindicatos aseguraron ayer que lo “'entregó' a la gestión privada con una concesión por veinte años, al tiempo que mantuvo la continuidad del concierto con el Hospital Povisa, que ha acabado en manos de la aseguradora estadounidense Centene”.

Pero las acusaciones van más allá y tras señalar que se ha abandonado “la atención próxima a las personas y ‘convirtiendo la salud en una mercancía’”, hablaron de que Feijóo actúa “sin pudor” lo que se traduce en que “favorece los intereses privados”. Incluso lo responsabilizaron de “desviar dinero público” directamente a los centros hospitalarios concertados “cuando se firmó un Acuerdo Marco con los hospitales privados para realizar actividad derivada del Sergas durante cuatro años”.


 

Error. Page cannot be displayed. Please contact your service provider for more details. (21)