Hablando de la privatización de la sanidad en Madrid

EL PLURAL: La ministra de Sanidad, Mónica García ha sido noticia durante la sesión de control al Gobierno en el Senado de este martes por su respuesta a Enrique Ruiz Escudero, presidente del PP en Pozuelo de Alarcón y diputado en la Asamblea de Madrid. Durante su intervención, este ha increpado a la ministra por la privatización de un hospital militar de Chamberí, que fue transferido a la Fundación Jiménez Díaz, y cuyo proceso se cerró el pasado 24 de enero. Escudero, que ya se ha enzarzado más de una vez con Mónica García durante los plenos, le preguntaba a esta su opinión por esta cuestión. La ministra de Sanidad, no ha tardado en dar una aplaudida contestación al ‘popular’.


Para empezar, García ha explicado que la construcción a la que Escudero ha hecho referencia como un intento de ataque a su ministerio, ni siquiera pertenece a él. “El edificio del que usted me habla no era de Sanidad, era de Defensa, pero como usted sólo gusta de hacer el ridículo conmigo se ha perdido la oportunidad de hacerle la pregunta a quién correspondía”, ha sentenciado categóricamente. Por otra parte, la política ha tenido a bien recordar que “sacar a concurso un edificio abandonado no es privatizar la sanidad, pero que le voy a contar a usted”, ha esgrimido la médico para, a continuación, recordarle a Ruiz Escudero todo los procesos de privatización de la sanidad pública que ha realizado el PP de Madrid. “Privatizar la sanidad es disparar el gasto de 20 a 400 millones a Quirón sólo en el año 2022. Usted lo recordará porque estaba en ese momento en la Conserjería de Sanidad”, concluía la ministra haciendo referencia directa al diputado ‘popular’, cuyos ‘argumentos’ se han vuelto en su contra.


De esta manera, la ministra de Sanidad ha continuado enumerando los incontables nexos del PP con el sector privado. “Privatizar la sanidad es aumentar en la última década un 40% las privatizaciones, convirtiéndose en una de las comunidades que está en el pódium de aquellos que destinan más dinero público a empresas privada sanitarias, y eso viene porque ustedes han antepuesto el servicio proveedor de chanchullos y beneficios privados al servicio proveedor de salud para los madrileños y madrileñas, y los españoles y españolas. Por eso usted, ha tenido y tiene la sanidad de Madrid hecha unos zorros”, ha concluido García en un repaso al Partido Popular.

El PP renunció el mismo hospital

Tras ello, la ministra de Sanidad ha ido directa a responder a Escudero sobre su insinuación a propósito del Hospital militar de Chamberí. A ello, la política ha asegurado que efectivamente este proceso de privatización “le molestó”, por lo que “hizo el ejercicio” de preguntar “qué es lo que había pasado”, por lo que ha explicado para el pleno el verdadero origen de este desarrollo. “Resulta que es un edificio que anteriormente se había ofrecido a instituciones públicas, por ejemplo, el Ayuntamiento de Madrid. Y no se lo va a creer, señor Ruiz Escudero, ¿a qué no adivina a quién se ofrecieron también? A usted”, ha sentenciado la ministra desatando los aplausos de su bancada. “Usted no quiso ese edificio”, ha recalcado García, explicando posteriormente lo que ese rechazo por parte de Escudero significó. “Renunció a él, facilitando el acceso a él del grupo Quirón”, al que finalmente se ha cedido el edificio durante el plazo de 75 años, el máximo que permite la legislación, a cambio de un canon de 180 millones de euros, que serán abonados por cuotas por la Jiménez Díaz.

García arremete contra el Zendal

Pero García no quedaba ahí. La ministra ha aprovechado su intervención no sólo para callar al diputado ‘popular’, sino también para cargar contra le Hospital Isabel Zendal, al que tildado de “hangar con ínfulas de hospital”, diciendo que en su lugar podría haber una institución verdaderamente decente pero en ese momento Escudero "estaba entretenido en firmar los vergonzosos protocolos de la vergüenza que sentenciaron a muerte de manera indigna a 7.291 mayores", ha concluido García. Cabe recordar que además, el Zendal apenas ingresó un paciente al día en todo el año 2023 después de que su coste recayera en una inversión de 200 millones del Gobierno de Ayuso.