Nueve de cada diez pacientes de la sanidad privada usa también la pública para tratarse

PÚBLICO: Nueve de cada diez (el 86,2%) pacientes de la sanidad privada usa también la pública para tratarse. El 7,5% reconoce que utilizó únicamente el sistema público, y el 4,9% exclusivamente su seguro. Estos datos se extraen del "Estudio de Percepción de la Sanidad Privada", presentado este jueves por la Fundación Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS) y elaborado por Sigma Dos. El informe, basado en 1.603 entrevistas, analiza la contratación de seguros de salud privados, el uso de los servicios sanitarios y la satisfacción de sus usuarios.


Los resultados del estudio muestran que los pacientes de la sanidad privada le dan una nota media de notable en todas las áreas analizadas. Casi la mitad de los encuestados ha tenido un seguro privado por más de cinco años, el 26,3% lo tiene desde hace entre uno y tres años, y el 12,5% lo ha contratado en el último año. Las razones principales para tener un seguro privado son, en un 46,4%, la rapidez en la atención y, en un 21%, la calidad de los servicios.

El 58,7% reconoce que acudiría a la privada para las consultas con especialistas, una cifra que desciende al 15,4% entre los que escogen la pública para ello, en tanto que para otras áreas como medicina de familia o pediatría, las cifras son más similares.

Los datos indican que, según los usuarios, cada vez se tienen más en cuenta en la sanidad pública las pruebas realizadas en la privada, tal y como ha señalado la directora general de la Fundación IDIS, Marta Villanueva. En concreto, se han considerado en un 63,6% de los casos, pero en el 43,3% se han duplicado las pruebas.

Los usuarios dan un 7,5 de media al apartado de accesibilidad; a la cercanía de los centros privados, un 7,3; a la facilidad para concertar una cita, un 7,6; a la posibilidad de concertar consultas telemáticas a través del móvil un 7,1; o a la opción de elegir centro o especialista, un 8.
 

El tiempo de espera desde que la solicitud de la cita hasta la realización de las pruebas, un 7,3; al trato en el mostrador, un 7,5; a la espera para la realización de una cirugía, un 7,3; o la rapidez para obtener los resultados un 7,6. 

El trato recibido por el personal sanitario obtiene un 7,9 y un 7,6 el ofrecido por el administrativo. En este apartado de atención en consulta, la media es de 7,7. El ingreso hospitalario en general alcanza una puntuación de 8,1, en concreto, la comodidad de las habitaciones tiene un 8,3, los servicios adicionales, un 7,7; el tiempo que tardaron en ingresar un 8,2 o los horarios de visita al paciente, un 8,3.

Según las personas entrevistadas, en la sanidad privada los tiempos de espera para la realización de pruebas diagnósticas van de uno a quince días en el 81% de los casos, y en un 86,7% para la obtención de resultados. La espera para cirugía programada en sanidad privada es de 1 a 15 días en el 70% de los casos, mientras que en la pública en el 59,7% supera este periodo.

Se gasta más en sanidad privada

El presupuesto sanitario en España ha crecido lentamente a lo largo de los años, hasta situarse en el 10,7% del PIB. Una tendencia que coloca al país cada vez más cerca de la media de los países de la OCDE (10,9%), ranking que lideran Alemania y Reino Unido, con un porcentaje que representa el 12,9% y el 12,4%. Se trata, sin embargo, de un aumento que ha tenido lugar de manera desigual en el sector público y en el privado: siendo el tercer país que más gasta en la sanidad privada, no alcanza el promedio (8,7%) en inversión para la pública.

En concreto, la financiación privada representa un 3,1% del PIB nacional (36.805 millones de euros), solo por detrás de Portugal (4,1%) y de Suiza (3,6%). Así lo refleja el informe del Observatorio de la Sanidad Privada 2024 de la Fundación IDIS. El estudio, además, señala que si a ello se añadiera el conjunto del gasto destinado a conciertos, es decir, a la llamada colaboración público-privada, la cifra alcanzaría el 3,81%.